Jardín del Edén…. Continuación

David Abrego

Dicen que las noticias malas vuelan rápido, pero en este caso las buenas se adelantaron. Una tarde al final de la primavera cuando todos en el Jardín Del Edén comentaban acerca de los colores de esa nueva Esperanza que había llegado al jardín, se escuchó un revolotear. Y todos miraron asombrados. Eran dos plumíferos alados que por la condición de su plumaje se sabía que venían de muy, muy lejos. Las dos aves miraron recelosas alrededor, volaron y se posaron en una de las ramas más altas del frondoso árbol. Se hablaban al oído y miraban de allá para acá, como no creyendo todo los que sus ávidos ojos veían. Por fin se dieron cuenta que todas las miradas estaban puestas en ellos y entonces una de ellas habló.

Hola mi nombre es Colorín Siete Colores, esta es mi esposa Cielo… Mucho gusto respondió un coro de voces a unísono, nosotros somos los miembros del Jardín Del Edén…. Luego de una pequeña pausa, se escuchó una voz que provenía desde algún punto de un matorral. Era el sr. Sapo que animado por el revuelo que estos habían causado en el jardín, se atrevió a preguntar…y que los trae por aquí, con voz grave y sonora pregunto. Bueno, dijo una de las aves, primero que nada quisiera aclarar mi pecho y veo que mantienen en este jardín una hermosa fuente de agua limpia y cristalina, si me permiten un par de sorbos de agua, mi viaje ha sido largo y tortuoso dijo el ave. Luego ya aliviada su sed dijo… hace unas semanas mi media naranja y yo decidimos emprender el vuelo en busca de un lugar acogedor, que nos permitiera pasar este verano que se avecina. Por suerte, nos encontramos en el camino con una Tijereta, que nos habló de un lugar en San Antonio, donde había un jardín cinco estrellas donde encontraríamos todas las comodidades que un albergue requiere, y siguiendo su dirección, aquí estamos; Claro…. respondió el sapo ya saliendo de su escondrijo. Si me permiten dijo con mucho orgullo yo les mostrare nuestras facilidades.

Aquí dijo el Sapo en este jardín nada se dejó al azar, aquí desde un principio todo se planeó comenzando por esa fuente de agua de la que has tomado. Procuramos que no fuera muy profunda, que este en un lugar despejado para evitar que los amigos felinos se escondan a su alrededor, se limpia regularmente para evitar la formación de algas y además el agua tiene movimiento para que el sonido del preciado líquido atraiga a tus demás amigos.

El hecho de que ustedes nos estén visitando intervino el Camaleón tiene mucho que ver con el tipo de comida que ofrecemos en este jardín. Tuvimos que educarnos y aprender que cada especie de ave tiene sus gustos alimenticios, así, si queremos atraer determinada especie, debemos estudiar sus gustos y preferencias tanto en semillas como en la forma como las servimos. Solo asegurarnos que las semillas como el girasol o el maíz por ejemplo no hayan sido tratadas con pesticida. Las cantidades de alimentos dependerán del flujo migratorio, de las temporadas y si hay otras fuentes de alimento alrededor. Pero siempre es bueno no hacerlo en cantidades demasiadas grandes para evitar el acumulamiento ya que esto atraería otros animales e insectos para los que no ha sido destinado. La limpieza es muy importante, límpialo regularmente con agua y un jabón suave.

He escuchado tu voz dijo una de las aves, pero no logro verte, ¿dónde estás? Bueno no es que desconfié de ustedes dijo el Camaleón, pero es lo mejor mantener mi camuflaje por ahora hasta que nos conozcamos mejor.

Así, prosiguió una Ardilla desde una rama cercana, si miran los arbustos que aquí crecen, muchos son perennes, han sido escogidos para que ayuden a dar albergue a todos aquellos que quieran resguardarse de la lluvia, del sol y de la oscura noche. Este refugio permite entre otros que ustedes puedan construir sus nidos y encontrar algo de alimento. Que bien dijeron las dos aves a unísono… si nos lo permiten quisiéramos permanecer por un tiempo en su hermoso jardín.

Start typing and press Enter to search